Helado de Yogurt de Coco & limón

Para unos 6-7 helados

Con este calorcito a quien no le apetece tomar helados. Y si son con buenos ingredientes aún mejor. Esta es una receta de popsickles, helados en formato polo. Con los yogures de coco 100% y el plátano conseguimos helados cremosos y sin azúcar añadido. Una delícia de receta creada por nuestra gran amiga Chloé Sucrée, food styling, fotógrafa y bloguera de www.beingbiotiful.com

Esta es una idea de receta, pero si te animas, prueba también con los diferentes sabores de yogures de coco 100%: de vainilla, de maracuyá, de chocolate y de mango. En freefood encontrarás 2 marcas: Harvest moon y Habbot kinney’s.

Ingredientes:

Proceso:

En tu batidora, licuar los yogures con los plátanos y la vainilla hasta conseguir una textura cremosa. Coge tus moldes de helados y rellena 1/3 cada molde, pon un par de frambuesas y vuelve a rellenar 3/4 los moldes. Pon unas semillas de amapola por encima y los palitos para los healdos. Congela por lo menos 4h antes de disfrutarlos. Cuando los vayas a consumir, pasa el molde debajo del grifo para sacarlos más facilmente.

 


Pastel de mijo con espinacas, calabacín, zanahoria y pasas

El pastel de mijo es una receta más fácil de lo que parece. Por un lado se cocina el grano de mijo y por el otro las verduras y/o proteína. Luego se mezcla todo con huevo y especias al gusto y, al horno.

Como bien sabemos, el mijo es un pseudocereal alcalinizante y remineralizante. Además de ser uno de los cereales más enérgicos que existen. También nos ayudará a fortalecer la piel, el cabello, las uñas y los dientes. Así que te animamos a que prepares este pastel con este cereal tan valioso. Ahí va la receta:

Ingredientes:

Lo primero de todo que vas a hacer es preparar el mijo, pues es la base de esta receta. Lava el mijo debajo del grifo con la ayuda de un colador, hasta conseguir que no haya espuma. Pon en una olla el mijo lavado junto a la hoja de laurel y el agua. Enciende el fuego fuerte, cuando empiece a hervir baja el fuego. En unos 10 minutos estará listo. El grano del mijo,  ha de quedar blando, tipo pasado. El proceso siempre es el mismo para hacer pasteles, hamburguesas y/o croquetas. Una vez el agua  se haya consumido, reserva en un bol grande.

Mientras se está cociendo el mijo, aprovecha para preparar las verduras. Pon en remojo las espinacas (elimina los tallos grandes), escúrrelas y cocínalas al vapor unos 5 minutos. Las escurres y reservas en un plato.

Pela la cebolla y el ajo. Corta la cebolla en cuadraditos y pica el ajo. Ralla la zanahoria y reserva. Pon en un bol pequeño las pasas en remojo.

En una sartén grande pon 2 cucharadas de aceite de oliva y cuando esté caliente pero sin humear saltea la cebolla y el ajo con una pizca de sal. Aprovecha de mientras para cortar el calabacín en cuadrados pequeños y añádelo a la cebolla. Saltea a fuego lento.  Al poco rato, añade las espinacas reservadas. Mezcla bien y salpimenta al gusto. Apaga el fuego y reserva.

Bate los huevos con una pizca de sal y añadelos al bol del mijo en grano cocinado junto a las verduras salteadas, la zanahoria rallada y las pasas escurridas. Remueve bien con un tenedor. Ha de quedar toda la masa bien mezclada. Salpimenta de nuevo y añade una pizca de nuez moscada.

Precalienta el horno a 180·.

Coge un molde de tarta, fórralo con papel de horno y añade la masa. Aplasta bien, ha de quedar bien plana y uniforme. Espolvorea las semillas de sésamo e introdúcelo en el horno. Hornea unos 20-25 minutos. Deja enfriar un poco y listo para comer.

Esta receta es ideal para ir de picnic, llevar a casa de amigos, para llevar en carmañola y para comer en casa.

 

 


Hamburguesas de quinoa y caballa

Para aquellos a los que le gusta variar en la cocina, presentamos una hamburguesa versionada. En este caso es de quinoa como base a la que le añadimos caballa, entre otros ingredientes. Es una forma diferente de consumir el grano de quinoa.

La quinoa es un pseudocereal, de la famíla de la espinaca y la remolacha. Es de los pocos alimentos vegetales que tiene todos los aminoácidos necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. La quinoa es una buena fuente de proteína, fibra y ácido graso esencial, aportándonos buen funcionamiento cardiovascular.

La receta es sencilla y la puedes versionar a tu gusto, con o sin caballa, con más variedad de verduras, con algas, con frutos secos, ahí que vuele tu imaginación que seguro que sorprenderás a cualquiera.

Ingredientes:

Para realizar estas hamburguesas lo primero que hay que empezar a preparar es el grano de quinoa. Limpiamos con la ayuda de un colador la quinoa hasta que deje de salir espuma. Ponemos la quinoa en una olla con el agua y la hoja de laurel, el fuego a tope hasta que empiece a hervir. Bajamos el fuego y lo dejamos hasta que el agua se haya consumido. Comprobamos que el grano se haya hinchado, sino añadir más agua y dejarlo un ratito más. Volver a lavarlo con la ayuda del colador y dejar enfriar.

En el tiempo que se va cocinando la quinoa podemos ir preparando las verduras.

Pelar la cebolla y cortarla por la mitad y trocearla en cuadrados pequeños. Lo mismo con el ajo. Lavar o pelar la zanahoria, rayarla y trocear. Picar las hierbas o cortar con las tijeras.

Poner un poco de aceite de oliva en una sartén y dorar la cebolla con el ajo. Cuando esté dorado añadir la zanahoria rallada y posteriormente las hierbas. Remover bien.

Abrir el bote de la caballa, retirar el aceite y chafar con un tenedor.

En un bol grande incorporar la quinoa, las verduras, las hierbas,la caballa, el huevo y salpimentar. Mezclar todo con las manos, masajeando un rato, hasta conseguir que se unan todos los ingredientes. Si tienes tiempo deja reposar un rato la masa. Formar bolas y aplastar, creando la forma de hamburguesa.

Precalentar el horno a 180·C. Poner un papel de estraza en la bandeja del horno y pencelar con aceite de oliva. Distribuir las hamburguesas y hornear 10 minutos aproximadamente. Dar la vuelta y hornear un poco más. Las hamburguesas estarán listas en cuanto las veas doradas.

También puedes cocinarlas en una sartén con un poco de aceite de oliva, vuelta y vuelta y listas para comer.