Cazuela de berenjenas, garbanzos y cebollino

En cuanto es temporada de berenjenas, nos ponemos manos a la obra para realizar suculentos platos con este ingrediente. Cierto es, que es un ingrediente que no a todo el mundo gusta, sobretodo a los más pequeños. Pero poco a poco si vamos insistiendo lograremos ganar la batalla, pero aconsejo que no hay que luchar, si introducirlo con suavidad y animándolos.

La berenjena tiene propiedades curativas, siempre y cuando no tengas intolerancia, es antibacteriana y antivírica, diurética y antioxidante, aportando minerales a nuestro cuerpo.  Es recomendable no consumir la berenjena cruda por contener solanina, una sustancia muy tóxica que mediante la cocción se elimina toda la toxicidad.

Por todo ello y porque están muy buenas cocinadas, te regalamos esta receta de cazuela de berenjenas con garbanzos y toque de cebollino. Puedes prepararla y guardarla en la nevera, fría también está muy buena, así que es ideal para este tiempo de calor, sola o acompañada de arroz, tostadas de sarraceno o lo que se te ocurra.

Ingredientes para 6 raciones aproximadamente:

Proceso:

Lo primero de todo que vas a tener que hacer es cortar las berenjenas. Corta los dos extremos de las berenjenas que no los va a utilizar. El resto de las berenjenas las cortas en cubos ni muy grandes ni muy pequeños. Los vas poniendo en un bol grande con sal y los vas removiendo. Este proceso ayuda a eliminar el amargor y a que la berenjena no se ponga negra. Se dice también que este proceso se hace para eliminar el agua que contiene y evitar que absorba mucho aceite. Reservar.

Trocea la cebolla en trozos medianos, y pica los ajos. Reserva.

En una cazuela, pon 2 cucharadas soperas de aceite de oliva, calienta un poquito y a fuego medio añade la cebolla y el ajo. Añade una pizca de sal. Ves removiendo de vez en cuando. En el momento que veas que la cebolla empieza a dorarse añade las berenjenas y remueve.

Corta los tomates en trozos y añádelos a la cazuela. Remueve para que poco a poco se vayan impregnando todos los ingredientes. Deja un ratito que haga chupchup, y añade la canela, la cúrcuma y el jugo concentrado de manzana. Remueve bien y deja que se cocine un rato más. Tápalo.

Añade los garbanzos y vuelve a remover y tapar. Déjalo unos 10 minutos a fuego lento. Decora con una cantidad generosa de cebollino picado y vuelve a remover.

Recuerda de cocinar siempre a baja temperatura. Los alimentos desprenderán sus jugos naturales y así disfrutarás de platos exquisitos.

 

Anuncios

Menu semana 27

En freefood no paramos. Y ante todo el facilitarte la vida en tu alimentación saludable es nuestra misión. Por eso iniciamos una nueva categoría con ideas de menús semanales, como siempre de temporada, libre de tóxicos, libres de gluten (y de maíz), libre de lácteos. Son propuestas sencillas, con ingredientes que encontrarás en la tienda para ayudarte a organizar tu menú semanal.


Hamburguesas de quinoa y caballa

Para aquellos a los que le gusta variar en la cocina, presentamos una hamburguesa versionada. En este caso es de quinoa como base a la que le añadimos caballa, entre otros ingredientes. Es una forma diferente de consumir el grano de quinoa.

La quinoa es un pseudocereal, de la famíla de la espinaca y la remolacha. Es de los pocos alimentos vegetales que tiene todos los aminoácidos necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. La quinoa es una buena fuente de proteína, fibra y ácido graso esencial, aportándonos buen funcionamiento cardiovascular.

La receta es sencilla y la puedes versionar a tu gusto, con o sin caballa, con más variedad de verduras, con algas, con frutos secos, ahí que vuele tu imaginación que seguro que sorprenderás a cualquiera.

Ingredientes:

Para realizar estas hamburguesas lo primero que hay que empezar a preparar es el grano de quinoa. Limpiamos con la ayuda de un colador la quinoa hasta que deje de salir espuma. Ponemos la quinoa en una olla con el agua y la hoja de laurel, el fuego a tope hasta que empiece a hervir. Bajamos el fuego y lo dejamos hasta que el agua se haya consumido. Comprobamos que el grano se haya hinchado, sino añadir más agua y dejarlo un ratito más. Volver a lavarlo con la ayuda del colador y dejar enfriar.

En el tiempo que se va cocinando la quinoa podemos ir preparando las verduras.

Pelar la cebolla y cortarla por la mitad y trocearla en cuadrados pequeños. Lo mismo con el ajo. Lavar o pelar la zanahoria, rayarla y trocear. Picar las hierbas o cortar con las tijeras.

Poner un poco de aceite de oliva en una sartén y dorar la cebolla con el ajo. Cuando esté dorado añadir la zanahoria rallada y posteriormente las hierbas. Remover bien.

Abrir el bote de la caballa, retirar el aceite y chafar con un tenedor.

En un bol grande incorporar la quinoa, las verduras, las hierbas,la caballa, el huevo y salpimentar. Mezclar todo con las manos, masajeando un rato, hasta conseguir que se unan todos los ingredientes. Si tienes tiempo deja reposar un rato la masa. Formar bolas y aplastar, creando la forma de hamburguesa.

Precalentar el horno a 180·C. Poner un papel de estraza en la bandeja del horno y pencelar con aceite de oliva. Distribuir las hamburguesas y hornear 10 minutos aproximadamente. Dar la vuelta y hornear un poco más. Las hamburguesas estarán listas en cuanto las veas doradas.

También puedes cocinarlas en una sartén con un poco de aceite de oliva, vuelta y vuelta y listas para comer.

 


Vitalizadora: Bizcocho eco sin gluten y sin lacteo

Desde que tenemos la vitalizadora en casa, no paramos de utilizarla. Cocinamos todo con ella…hasta los panes y los bizcochos.

En este post voy a mostrar lo bien que queda un bizcocho sin gluten y sin lácteos hecho al vapor suave a baja temperatura, además de sencillo y saludable.

image

La receta que he utilizado esta vez es la básica de bizcocho. La apunto a continuación para facilitar el trabajo.

Ingredientes:

– 3 huevos
– 3/4 o un vaso de azúcar
– 3/4  de vaso de aceite
– 1 1/2 vaso de bebida vegetal
– 2 1/2 vaso de harina sin gluten
– Ralladura de 1 limón
– 1 cucharadita de postre de bicarbonato
– 1 sobre de levadura de repostería

Elaboración:

0. Poner a calentar el deposito de la olla lleno a la mitad. Tapar la olla, encender el fuego fuerte y cuando empiece a hervir aflojar el fuego. Entonces sera el momento de introducir el molde con la masa sobre el tamiz.
1. Mientras batir los huevos junto el azúcar hasta que quede bien emulsionado. Sin dejar de remover, añadir la ralladura de limón y volver a batir.
2. Añadir el aceite y batir. Añadir la bebida vegetal y batir.
3. Agregar la harina sin gluten y mezclar bien para que no queden grumos.
4. Por ultimo, añadir las cucharaditas de bicarbonato y levadura de reposteria y volver a mezclar.
5. Coger un papel de horno, mojarlo y secarlo para que se ablande para ponerlo mejor en el molde. Verter la masa en el molde e introducirlo en el tamiz de la olla vitalizadora. Tapar y cocer  de 35 a 45 minutos.

El molde que se utilice siempre ha de ser de diámetro inferior al tamiz para que pueda circular el vapor sin problemas. Al igual que en el horno, no se debe destapar hasta pasados  unos 30 minutos, la masa podría bajar. Si se utiliza un molde de plum-cake, la cocción sera de 45 minutos a una hora.

Recuerda que todos los productos necesarios para esta receta los puedes conseguir en www.freefood.es, y siempre libre de tóxicos, libre de gluten, libre de lácteos y libre de lo que tu desees. COMIDA LIBRE.


Pan integral de Avena sin gluten en panificadora (Preparado marca “Bauck Hof”)

Tal y como ya hemos anunciado en el anterior post…. Ofrecemos un nuevo producto de la marca alemana “Bauck Hof“, el preparado de pan integral de avena sin gluten.

Según la receta del fabricante, el horneado lo aconsejan en el horno. Como a mi siempre me gusta experimentar, lo he hecho todo en la panificadora. Y puedo asegurar que queda estupendo.

Aquí esta la muestra:

image

image

A continuación especifico los pasos a seguir con el método panificadora.

1- Poner el contenido del envase en el interior del molde de la panificadora.
2- Añadir un sobre de levadura panificable sin gluten.
3- Añadir 500ml de agua templada.
4- Programar la panificadora. Y a esperar que haga su proceso. El tiempo dependerá de cada modelo de panificadora. La nuestra se esta 2’10h para todo el proceso.

* Yo recomiendo, que siempre que se utilice la panificadora, pasados unos 5 minutos aproximadamente, remover la masa con una espatula de madera, para conseguir que no queden restos de harina sin hornear.

Espero que guste tanto como a nosotros.

Recuerda que todos los productos necesarios para esta receta los puedes conseguir en www.freefood.es, y siempre libre de tóxicos, libre de gluten, libre de lácteos y libre de lo que tu desees. COMIDA LIBRE.


Pizza sin gluten y sin lacteos

¡¡¡Por fin hemos conseguido degustar una verdadera pizza sin gluten casera!!!!
Doy las gracias a un amigo, vecino y cliente de freefood por ofrecerme su receta para ponerla a prueba en mi casa customizandola un poquito. Realmente nos hemos quedado sorprendidos del resultado final.
Publicamos la receta para que nos podamos beneficiar todos.
Escribo la receta tal cual la hice yo. Salen unas dos pizzas tamaño bandeja de horno o una pizza y unos 4 panecillos (en nuestro caso nuestras hijas prepararon unas 4 focaccias de romero).

Puedes prepararla con la mitad de ingredientes.

Ingredientes:

– 400g preparado de harina Hammer Muhler
– 200g de harina de Trigo sarraceno
– 2 cucharitas de postre de sal
– 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
– 500ml de agua tibia
– 1 sobre de levadura en polvo panificable sin gluten
– 1 cucharadita de postre de miel
– 1 cucharada sopera de vinagre de manzana

Proceso:

0. Mezclar las harinas.
1. Calentar el agua y diluir la levadura. Añadir la miel y el vinagre y mezclar bien.
Este paso yo lo hago en la Thermomix. Pero no es necesario.
A continuación utilizo la panificadora.
2. Pongo en la panificadora la mezcla liquida  y añado la mezcla de harinas, la sal y el aceite. Programo la maquina para hacer masa. Al cabo de unos minutos hay que asegurarse que la mezcla quede homogénea, es decir, que no quede harina suelta sin mezclar. Con una pala de madera ayudamos a la masa. Observaremos que se forma una bola de masa. Parece que tengamos que añadir agua, pero paciencia que luego en el momento de la fermentación se ablanda.
En cuanto acabe el programa.. La masa ya esta lista para preparar la pizza o los panecillos. La masa ha doblado su volumen y se observan burbujitas. Este programa dura menos de dos horas. Así que cuando queramos hacer pizza hay que organizarse antes. En realidad, cuanto mas tiempo dejemos fermentar la masa mucho mas digerible sera.
3. Es el momento de estirar la masa. Espolvorear harina en la mesa de trabajo y trabajar un poquito la masa hasta conseguir una masa manejable y que casi no se nos enganche en las manos.
Preparar la bandeja del horno con un papel de hornear y estirar la masa lo máximo que podamos (a no ser que guste la masa gordita).
A partir de aquí nos iniciamos en el relleno de la pizza que sera según el gusto de cada uno.

Mi amigo, vecino y cliente de freefood, me recomendó que uno de los secretos de una buena pizza esta en el tomate. La mejor opción es tomate crudo rallado o triturado en la base. Y si, es cierto. Tiene razón.
En nuestro caso, substituimos el queso por anacardo crudo rallado y un chorrito de aceite.

La pizza de la foto lleva: tomate pera crudo triturado, cebolla morada cortada en medias lunas finito, champiñones rubio, espinacas, jamón dulce, tomate de colgar en trozos, alcaparras, anacardo molido, aceite de oliva y orégano seco.

Una vez decorada la pizza hornear unos 15 minutos aproximadamente a 180°C. Con el horno previamente calentado.

La pizza antes de hornear:

pizza sin gluten

pizza sin gluten

La pizza a punto de comer:

IMG-20140516-WA0005

 

Foto de las focaccias de romero:

focaccia

focaccia


Bizcocho básico sin gluten

Como muchos ya sabeis, estamos a puntito de ampliar la família. El miércoles pasado ya salimos de cuentas, así que ahora lo que nos toca es paciencia y a esperar a que el pequeñin se decida a salir.

El viernes por la noche tuve el antojo de preparar el bizcocho clásico de toda la vida, eso si, sin gluten y sin lácteos. Así que el sábado por la mañana,  desayunamos un delicioso bizcocho. Las niñas estaban encantadas de lo bonito, bueno y esponjoso que había quedado.

Por si os apetece prepararlo, os paso la receta. Ahí va:

Ingredientes:

– 3 huevos

– 150gr de azúcar integral, moreno de caña, cristalizado

– 100gr de aceite de oliva

– 1 taza de leche vegetal o 1 yogur vegetal

– 200gr de harina (100gr de arroz y 100gr de trigo sarraceno)

– 1 sobre de levadura de reposteria

– Ralladura de 1 limón

Proceso:

*Os escribo entre paréntesis si utilizais thermomix.

0. Encender el horno a 180ºC

1. Batir los huevos con el azúcar. (2min. vel.3.37ºC)

2. Añadir el aceite y batir, emulsionar. (30seg, vel 3)

3. Añadir la leche vegetal o yogurt y batir de nuevo. (30seg, vel.3)

4. Añadir las harinas y batir. La relladura la podeis poner en este paso.

5. Y,  por último, incorporar el sobre de levadura. Mezclar, que no queden grumos.

6. Pasar la masa a un molde de repostería untado con aceite previamente.

7. Hornear 30 minutos.

Es muy importante que no habrais el horno antes de los 30 minutos, ya que se os puede bajar el bizcocho. Si al pincharlo sale seco es que ya está hecho.

¡¡Deseamos que lo disfruteis!!